Selenio

¿Qué es selenio?

El selenio es un oligoelemento importante que desempeña un papel fundamental en la prevención del estrés oxidativo. Debe su nombre a su color gris plateado, que hace referencia a la diosa griega de la luna Selene. Como el cuerpo no puede producir selenio por su cuenta, debemos tomar una cantidad suficiente con la comida. Pero no todo el mundo tiene tiempo para llevar siempre una dieta equilibrada. Si esto provoca una falta de selenio, los radicales libre pueden destruir las células de la piel sin obstáculos. Aquí descubrirás cómo puedes cubrir tu necesidad de selenio, con alimentos y complementos alimenticios con selenio de #INNERBEAUTY.

¿QUÉ FUNCIÓN DESEMPEÑA EL SELENIO EN EL CUERPO?

 

Como componente de la enzima glutatión peroxidasa, el selenio apoya el sistema antioxidante del cuerpo. Es responsable de unir los radicales libres y, por lo tanto, de neutralizarlos. El selenio también promueve el crecimiento normal del cabello y las uñas. También asegura el buen funcionamiento de la glándula tiroides y fortalece el sistema inmunológico.

¿QUÉ OCURRE EN CASO DE FALTA DE SELENIO?

 

Quienes no pueden ingerir suficiente selenio en sus comidas a menudo experimentan síntomas de deficiencia. Estos se manifiestan, por ejemplo, a través de uñas frágiles, cabello quebradizo y pérdida de cabello. Las personas afectadas suelen contar con un sistema inmunológico débil y trastornos de la glándula tiroides. Asimismo, la falta de selenio también puede desencadenar estrés oxidativo. Las mujeres embarazadas y las madres lactantes son particularmente propensas a tener una deficiencia de este importante oligoelemento, al igual que las personas vegetarianas y veganas, puesto que el selenio se encuentra principalmente en los productos animales.

¿CÓMO CUBRO MI NECESIDAD DE SELENIO?

 

Para mantener un aspecto hermoso de la piel, un cuerpo sano y unas uñas y cabello fuertes, necesitas selenio y otros antioxidantes. Con una dieta equilibrada irás por el buen camino de cubrir las necesidades diarias. La Sociedad Alemana de Nutrición recomienda tomar diariamente entre 60 y 70 microgramos de selenio. Muchos alimentos son ricos en selenio, como por ejemplo, el hígado de ternera, el cordero, los huevos, el atún, las nueces del Brasil, el arroz, los champiñones, la col blanca y el brócoli.

En caso de falta selenio, puedes abastecerte a través de complementos alimenticios. Existen preparaciones de selenio en forma de comprimidos, cápsulas y bebidas. En combinación con otros antioxidantes como la L-cisteína o la coenzima Q10 estarás apoyando el propio sistema del cuerpo para defenderse de los radicales libres.